RSS

-MELON CON ZANON

03 Jun

Sobre la película “Corazón de fábrica”, que estan haciendo publicidad en los subtes…

Link a web de los ceramistas www.obrerosdezanon.org / www.ceramicafasinpat.com

QUIENES SON LOS OBREROS DE ZANON

Los obreros de Zanon son un grupo de 470 hombres y mujeres, que trabajan en una de las plantas de cerámicos más importantes de Sudamérica. Hoy gestionan la fábrica ellos mismos. No hay jefes, ni patrones y todos reciben el mismo salario.

Cuando empezaron la lucha no se proponían tomar la fábrica, simplemente defender sus derechos, por eso recuperaron la Comisión Interna de la fábrica. De esa manera lograron frenar los accidentes diarios y las muertes anuales en Zanon. También impidieron los despidos masivos de fin de año (generalmente a los obreros más antiguos) y el maltrato usual del personal jerárquico hacia el obrero de planta.

Pero el mayor obstáculo para asegurar buenas condiciones laborales era el mismo sindicato, que estaba manejado por un grupo de burócratas, hacía más de 10 años. Dos hermanos corruptos, junto a un séquito de mafiosos, que recibían abultadas sumas de dinero por permitir a la Compañía avasallar legal o ilegalmente los derechos de todo su personal. La burocracia sostenía esta situación gracias a un mecanismo de terror que consistía en inculcar a cada obrero que la única manera de mantener su fuente de trabajo era: manteniendo silencio, no involucrándose con los problemas de otros obreros y aceptando siempre lo que la gerencia decía, porque en última instancia, la empresa era de Luiggi Zanon y estaba en “pleno derecho” de hacer lo que se le ocurriese con ella.

Pero la nueva comisión de delegados logró desarticular ese pánico psicológico y abrir otra perspectiva para entender la realidad. Lo primero que hicieron fue permitir que todos los obreros se conociesen, organizando un torneo de fútbol. De este modo, se empezaba a generar un lazo afectivo, que fortalecía la solidaridad entre compañeros. Si despedían a alguien, si un trabajador sufría un accidente, ya no iba a ser un anónimo, iba a ser un compañero que estaba en las mismas condiciones que el resto.

La unidad, la organización y la fuerza humana del grupo creció terriblemente, porque los delegados usaron una forma de organización: la asamblea. De este modo incitaban a todos a participar en las decisiones. Los delegados nunca actuaron sin tener el consentimiento de las bases y esta forma de proceder, estableció un mecanismo honesto y transparente que permitió a la mayoría, recuperar la confianza en la figura del dirigente, la cual había sido perdida con años de impunidad y corrupción de la vieja gestión sindical.

Por el pedido masivo de los trabajadores, los nuevos delegados impulsan la lucha para sacar a la burocracia que conducía el sindicato. Después de muchísimo trabajo de organización, le ganan en elecciones la conducción.

Cuando la burocracia desapareció, la empresa (que era quien dirigía a la burocracia) salió frontalmente a pelear contra los obreros. El dueño Zanon, quería cerrar la planta de cerámicos en sus dos terceras partes y dejar funcionando sólo el sector que producía porcelanato. Este sector le permitía exportar y obtener ganancias mayores, el resto de la empresa, no le interesaba. Para los obreros eso significaba que sólo 60 de los 360 que empleaba en ese momento la compañía, iban a conservar sus puestos de trabajo. Entre los que iban a despedir se encontraban todos los hombres más viejos, que cobraban los sueldos más altos y tenían alrededor de 20 años en la empresa. Es decir, que nada le importaba a Zanon, que aquellas personas que habían dejado toda su vida en la fábrica, que habían sido premiados por su aplicación al trabajo, su productividad y esfuerzo, perdieran su fuente de sustento y quedaran en la calle, sin posibilidades por su edad, de volver a conseguir empleo.

La lucha entre la compañía y los obreros se dio abiertamente. Y la comunidad se encolumnó detrás de los ceramistas. Los defendió porque entendió que su resistencia, era justa y digna. Los obreros no querían recibir seguros de desempleo, quería mantener su fuente de trabajo y estaban dispuestos a defender ese derecho, hasta las últimas consecuencias.

Zanon cerró la planta y especuló con el desgaste de la lucha, para luego volver e implementar su plan.

Los obreros, no perdieron nunca la fuerza aunque hacía meses que permanecían en las carpas, resistiendo gracias al apoyo y la solidaridad de la gente. Comúnmente, la gente más humilde acudía a diario trayendo alimentos y donaciones para el fondo de huelga. Pero el agobio y la incertidumbre por la falta de dinero, había logrado quebrar a varias familias ceramistas. Los obreros se sostenían emocionalmente unos a otros, pero sabían que la situación no podía prolongarse por mucho tiempo más. Por eso decidieron entrar a la planta y ponerse a producir cerámicos.

Primero, arrancaron algunas líneas, pero tardaron mucho tiempo acondicionando cada sector, para paulatinamente ponerlos en funcionamiento.

La prueba de fuego fue cuando habilitaron el gas a los hornos, que la empresa había anulado un tiempo atrás. A partir de ese momento, empezaron a quemar cerámicos nuevamente y hasta hoy, el corazón de fábrica no se detiene (“Corazón de fábrica” es una áerea de la planta que funciona 24hs diarias, los 365 días del año).

Después de 4 años de gestión obrera y 4 intentos de desalojo, finalmente la justicia tuvo que reconocer legalmente la cooperativa, después que se decretó la quiebra del empresario.
La violencia del sistema hacia los trabajadores tuvo su punto culminante cuando dos grupos paramilitares (enviados por la policía neuquina en complicidad con el empresario) secuestraron y atacaron a las mujeres de dos obreros ceramistas. A causa de esta serie de episodios violentos que no cesaban (porque los ataques fueron reiteradas veces), tuvieron que esconder fuera de la provincia de Neuquén, a las dos familias ceramistas.

De los 260 que se quedaron en las carpas resistiendo, hoy son 470. Pudieron casi duplicar los puestos de trabajo, en un país donde las fábricas cierran diariamente y la crisis económica hizo desaparecer prácticamente a la clase media.

Organizan toda la producción sin jefes, a través del método de asamblea. Tienen problemas y desafíos diarios, pero abren la discusión al conjunto y tratan de tener los métodos más democráticos posibles, a la hora de decidir.

Ellos son los primeros en reconocen lo durísimo que es gestionar la fábrica sin jefes ni patrones. Primero, porque el sistema económico y político parece no tener espacio ni oportunidades para una fábrica que quiere actuar de manera honesta, sin amiguismos políticos. Segundo, porque nadie fue educado para trabajar sin una persona que le esté dando órdenes. Desandar esta educación y fomentar una conducta de auto control, donde cada uno tiene que tomar responsablemente sus obligaciones y proponerse desafíos, es el paso más difícil, pero a la vez el más gratificante.

Han hecho muchísimo si se mira hacia el pasado, pero falta todavía mucho. Lo más importante es que ellos sienten que hay posibilidades de seguir creciendo y están dispuestos a seguir peleando. Mientras esa llama esté viva, nadie va a poder poner fin a la lucha de los ceramistas.

 
Deja un comentario

Publicado por en 03/06/2008 en Gráfica

 

Etiquetas: , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: